es en

La Saliva es el nuevo DNI de la boca

Un nuevo test para analizar la saliva detecta de forma precoz caries, sensibilidad o halitosis

La Prueba de saliva tiene por objeto detectar si los cambios en el estado de la saliva pueden ser un factor que intervenga en el desequilibrio de la salud bucal.

Cuando aparecen nuevos signos de abrasión acelerada de los dientes, sensibilidad, halitosis o cualquier otro cambio bucal de importancia, la primera cuestión que debe analizar el dentista es qué ha producido este desequilibrio bucal.

Esta prueba se realiza en la consulta dental para evaluar la capacidad de la saliva para proteger los dientes y establecer un programa preventivo o de tratamiento. En este análisis medimos la calidad y cantidad de saliva, el pH, su capacidad amortiguadora o buffer (para ver su eficacia en neutralizar los ácidos).

Los resultados de este análisis sirven para elaborar un programa preventivo o tratamiento, que puede incluir la descontaminación, protección de fisuras con selladores, esmaltados, remineralizaciones, técnicas específicas, de higiene, un calendario de actuaciones… todo siempre enfocado a una odontología mínimamente invasiva.

¿Por qué es tan importante la saliva?

La saliva es el sistema primario natural de defensa de la higiene bucal.

Neutraliza la sobrecarga de ácidos humedeciendo los alimentos y las bacterias.
Actúa como lubricante formando una película.
Aporta calcio, fosfato y flúor al diente.

Cuando la saliva no está sana, el factor dominante es la desmineralización.

La saliva juega un papel fundamental en el mantenimiento de la boca, en la vida de relación, en la digestión y en el control de infecciones orales. Es importante evaluar tanto la cantidad como la calidad de la saliva. Cuando no está sana, se produce la desmineralización.

Nuestro objetivo es evitar intervenciones.

La caries es una enfermedad infectocontagiosa crónica y multifactorial influenciada por el medio oral, la genética y el comportamiento higiénico-dietético del paciente.

La mínima intervención es el método médico actual para el tratamiento de la caries, sus principios son muy simples:

–          Identificar y evaluar con anticipación cualquier posible factor de riesgo de caries.
–          Prevenir la aparición de caries eliminando o minimizando estos factores de riesgo.
–          Restaurar el esmalOte desmineralizado y protegerlo frente a los daños adicionales.
–          Revisar el estado de la boca con periodos de revisión acordes con la susceptibilidad a las caries.

El concepto de mínima intervención ha evolucionado como consecuencia del aumento de nuestro conocimiento sobre el proceso de la aparición de caries y el desarrollo de materiales de restauración adhesivos.


Tags: ,