es en

​El Dr. Cuevas responde a una entrevista a Top Doctors sobre MIEDO AL DENTISTA

La fobia al dentista es el miedo o pánico a la clínica o tratamientos dentales. Las causas pueden ser varias: miedo a que duela, pánico a las agujas o rechazo a los olores y sonidos de la clínica porque recuerdan a episodios traumáticos anteriores. Lo recomendable es trabajar conjuntamente entre dentista y paciente para encontrar la forma más confortable y así evitar la ansiedad.

Fobia al Dentista: ¿Qué es?

Se trata de un hecho más frecuente de lo que parece. Se trata de miedo o pánico a la clínica dental o a tratamientos dentales. Gran parte de la población no acude a la clínica dental, pues solo pensarlo les genera ansiedad. Es un círculo vicioso: evitar el tratamiento dental lleva a un deterioro de la salud dental, con pérdida de dientes, y éste a un sentimiento de culpa y más ansiedad que refuerza, muchas veces por vergüenza, la actitud de evitar acudir al dentista.

Causa de la fobia al Dentista:

Puede haber muchas causas: el miedo a que el tratamiento duela, el pánico a las agujas o el rechazo a los sonidos y los olores de la clínica dental, que pueden traer malos recuerdos de experiencias previas traumáticas. Otras veces no se trata de recuerdos previos, sino a lo desconocido y el miedo a perder el control.

¿Cómo puede ayudar un dentista en la fobia al dentista?

Hoy día las clínicas dentales modernas crean ambientes mucho más amigables y todo el personal se preocupa de acompañar al paciente y hacer que tenga una experiencia agradable. Desde luego lo primero es saber colocarse en el lugar del paciente con fobia y entender su problema.

Métodos o terapias en la fobia al dentista:

En cada persona el método es diferente, según a qué sea la fobia:
–    al dolor
–    a las agujas
–    a la incertidumbre de lo que le van a hacer
–    al coste económico que pueda suponer

Todo el personal experto en Odontología de la clínica es muy consciente del miedo que sienten los pacientes cuando van a la consulta y se forman para enfrentarlo.

A veces basta con una sesión de relajación como tratamiento. Los agentes contra la ansiedad, como el óxido nitroso, o sedantes también pueden ayudar a relajarse durante las visitas dentales y, a menudo, se pueden usar junto con los anestésicos locales. Los dentistas pueden usar también estos agentes para inducir sedación consciente, en la que el paciente alcanza un estado relajado durante el tratamiento. Los sedantes se pueden administrar por boca, por inhalación o por inyección antes, durante o después de los procedimientos dentales.
En ocasiones muy concretas los pacientes se someten a anestesia general, en la que los fármacos causan la pérdida temporal del conocimiento. La sedación profunda y la anestesia general se recomiendan para ciertos procedimientos en los niños o en pacientes que tienen severa ansiedad o que tienen dificultad para controlar sus movimientos.

¿Se consigue que el paciente con la fobia al dentista acceda acudir a consulta?

Sin duda se consigue con colaboración mutua. Hoy prestamos mucha atención a que el paciente conozca la variedad de opciones disponibles para aliviar la ansiedad y el malestar para que se encuentre bien informado. Es importante hablar con su dentista, que explique cada etapa, y siempre, con un lenguaje sencillo y sincero. Trabajando juntos, usted y su dentista pueden escoger los pasos apropiados para hacer que su visita dental sea lo más segura y confortable posible.

Fuente: http://www.topdoctors.es/articulos-medicos/fobia-al-dentista-un-miedo-mas-comun-de-lo-creemos