Una unidad de Clínica Cuevas Queipo

Prevención y cuidados

Nuestra principal preocupación es la salud de nuestros pacientes más pequeños. Para ello, es fundamental realizar revisiones periódicas y aplicar medidas preventivas.


Limpieza de la boca desde niños

La limpieza de la boca debe realizarse desde que el niño nace, para ello no es necesario utilizar un cepillo de dientes, pasta dental ni mucho menos hilo dental, sino una simple gasa humedecida para limpiar las encías y crear el hábito de limpieza.

Al salir los primeros dientes de leche o dientes temporales, se debe iniciar el cepillado de los dientes. No es necesario el uso de pasta dental. Estos primeros dientes son tan importantes como los dientes definitivos que le saldrán después, porque las caries en los dientes de leche debilitan los permanentes.

Los niños deberán aprender a cepillarse los dientes cuanto antes, enseñándoles la forma correcta de cepillarse como si fuera un juego para crearles el hábito y no como una imposición que podría generarles rechazo. La edad aproximada de inicio es a los 2 años para lo cual necesitarán que un adulto les cepille nuevamente los dientes para asegurarse el correcto aseo, será hasta los 6 a 7 años cuando el niño podrá hacerlo totalmente solo.


Cepillado de dientes diario

Comprar un cepillo de acuerdo a su edad y tamaño de boca es primordial para lograr una buena limpieza; dependiendo del tamaño de la boca se determinará el cepillo.

El cepillado debe realizarse tras las principales comidas y sobre todo antes de ir a la cama. Cuando el niño aprenda a escupir se incorporará la pasta dental, enseñándole a no tragarse la pasta nunca. El uso del hilo dental es indispensable, los padres deben enseñarle al niño a usarlo correctamente.

Dado que los niños aprenden por imitación, siempre será una buena lección que tus hijos vean como te cepillas los dientes y como usas el hilo dental para aprender con un buen ejemplo de hábito de aseo.


Revisión periódica

Se debe visitar al dentista periódicamente, acostumbrando al niño a las revisiones dentales, y así evitará su ansiedad y temor a lo desconocido. Tiene la ventaja de poder detectar cualquier problema en su etapa inicial por lo que la solución será más sencilla y menos traumática, previniendo el miedo al dentista.