es en

Consejos para diabéticos y el cuidado de sus encías

La diabetes mal controlada multiplica por tres el riesgo de padecer una enfermedad periodontal. Por ello los pacientes deben realizar un buen cepillado y reducir la ingestión de alimentos ricos en azúcares.

Con motivo del Día Mundial de la Diabetes, que se celebra hoy 14 de noviembre, el equipo de profesionales de la Clínica Cuevas Queipo expone algunas de las claves para ayudar a los pacientes con diabetes a mejorar sus hábitos de higiene y erradicar los problemas de encías.

  • Los síntomas. El sangrado, la inflamación o la pérdida de tejido son síntomas propios de una patología periodontal, que puede provocar incluso la pérdida del diente. Hoy en día el estrés, el tabaquismo o la genética se perciben como factores de riesgo fundamentales en su aparición.
  • Prevención. Una de las recomendaciones más habituales al paciente reside en realizar un buen cepillado después de cada comida, reducir la ingestión de alimentos ricos en azúcares y cambiar de cepillo dental cada vez que sea necesario. También se debe evitar estrés al paciente durante el tratamiento periodontal.
  • Higiene. Los hábitos de higiene y  de carácter preventivo son claves para evitar una patología en la encía. El especialista recomienda visitar la consulta del dentista a los pacientes sin ninguna patología cada 6 u 8 meses. Por lo que, en el caso de los diabéticos, la visita debe ser más frecuente para una revisión completa que prevenga las patologías periodontales.
  • Menos sarro, menos inflamación. Ante una enfermedad de la encía es necesario un tratamiento subgingival para eliminar el sarro interno y no sólo el externo para estabilizar el estado de la encía. Cuánta menos placa bacteriana, menos sarro y menos inflamación.
  • La educación. La formación y conocimiento del paciente y del propio profesional que le atiende es una de las prioridades para alcanzar una salud bucodental óptima. Además, el paciente con diabetes puede tener otras afecciones bucales, aunque menos frecuentes: boca seca o xerostomía asociada al uso de fármacos y síndrome de ardor bucal, entre otras.
  • Tabaquismo. El especialista recomienda en cualquier caso el abandono del hábito tabáquico. Fumar empeora la enfermedad de las encías y la salud bucodental del paciente.